5 capítulos imperdibles para entrar en el mundo de Black Mirror

5 capítulos imperdibles para entrar en el mundo de Black Mirror

Black Mirror es una serie difícil de recomendar por su contenido violento y deprimente, pero no todos los capítulos de esta premiada antología son tan oscuros. Eso sí, siempre lo dejan a uno pensando y sintiendo muchas cosas.

Como cada episodio es una historia aparte no es necesario ver la serie en orden. Estos cinco capítulo son imperdibles y, de paso, facilitan la entrada a este retorcido universo.

La serie completa, compuesta por 19 episodios, está disponible en Netflix. Y, tranquilos, esta publicación incluye descripciones de las historias pero está libre de spoilers.

1. Hang The DJ (temporada 4, episodio 4)

¿A quién no le gustan las historias de amor?

Este capítulo empieza con Amy y Frank en su primera cita. Ambos están visiblemente nerviosos, pero se miran continuamente, sonríen y dejan claro que hay una atracción innegable. A primera vista, parecen estar hechos el uno para el otro, razón por la cual el sistema los emparejó.

¿Qué es el sistema? Hmmm, veamos.

Frank y Amy viven en una especie de ciudadela amurallada a la que llegan cientos de personas solteras en busca de su pareja ideal. Allí, todos llevan un aparato que utiliza inteligencia artificial para aprender sus gustos y emparejarlos con alguien compatible.

El sistema les asigna un prospecto de pareja y les reserva una mesa en un restaurante para que se conozcan. El dispositivo que todos llevan tiene una funcionalidad que revela cuánto tiempo durará la relación y, les guste o no, tendrán que convivir con la pareja asignada hasta que el sistema decida que la relación no va más.

Así es como el sistema aprende de cada participante y logra encontrar su media naranja, su amor definitivo, con quien se casará y abandonará esta ciudadela de perfección prefabricada.

¿Suena perturbador? Ni se imaginan lo que les espera en los próximos capítulos.

Volviendo a Amy y Frank. Después de compartir una cena agradable y pasar la noche juntos, el tiempo de su relación se acaba y deben separarse para conocer nuevas personas.

El problema es que ninguno de los dos parece encontrar en otros la conexión que sintieron cuando estaban juntos. Ambos buscarán la oportunidad de reencontrarse aunque eso signifique desafiar las reglas del sistema.

2. Nosedive (Temporada 3, episodio 1)

Pocas historias de ficción han logrado representar de manera tan acertada cómo la cultura de las redes sociales afecta las emociones, el comportamiento y hasta la forma como las personas se relacionan en el mundo real.

Lacie, la protagonista, es una mujer obsesionada con su estatus social quien vive en un mundo en el que todos son juzgados por su puntaje de popularidad, que es un promedio de calificaciones de 0 a 5 estrellas que cada persona recibe cada vez que interactúa con alguien.

Mantener las apariencias es una fijación casi patológica para los habitantes de esta sociedad ficticia. Nada que ver con la nuestra.

Este método de calificaciones se asemeja al de aplicaciones como Uber, diseñado para controlar el comportamiento de las personas que hacen parte del sistema. Una vez más, el “sistema” es un concepto recurrente en el universo narrativo de Black Mirror.

Lacie sueña con vivir en el barrio perfecto, bajar de peso para lograr el cuerpo perfecto y así conquistar al hombre perfecto. El problema es que su calificación de 4,2 no le alcanza para acceder a esos sueños.

Llena de determinación, consulta a una especie de terapeuta social quien le recomienda relacionarse con personas mejor calificadas que ella, impresionarlas y recibir sus buenas calificaciones para así ingresar en el exclusivo club de la gente bonita y popular.

Su plan es asistir a la boda de su amiga Naomi, quien es prácticamente una celebridad con una vida envidiable, brillar como la mejor dama de honor de la historia y recitar un discurso tan conmovedor que los asistentes, todos muy bien calificados, la adorarán y así logrará subir su calificación.

Pero el destino tiene otros planes para la heroína de esta historia, quien en su viaje a la boda tendrá que enfrentar muchos obstáculos, siendo su arribismo el más difícil de superar.

Dirigida por Joe Wright, protagonizada por Bryce Dallas Howard y escrita por Rashida Jones y Michael Schur, Nosedive es una de las horas más brillantes e impecablemente producidas de la televisión en los últimos años.

3. USS Callister (temporada 4, episodio 1)

OK, este capítulo tiene su lado oscuro. Muy oscuro. Pero al menos está lleno de humor y eso lo hace más digerible.

Robert Daly es un desarrollador de videojuegos con una mente brillante, pero con pocas habilidades sociales en el mundo real.

Digo en el mundo real, porque el tipo es un astro cuando se mete a una simulación inspirada en la estética de Star Trek (Viaje a las estrellas) que él mismo desarrolló para liberar todas sus frustraciones y, de paso, vengarse de todas las personas que en algún momento lo han hecho sentir mal.

Robert crea copias digitales de esas personas con una muestra de su ADN y las convierte en miembros de la tripulación del USS Callister, una nave espacial que viaja por el universo ejecutando misiones lideradas por él, a quien todos parecen admirar.

Pero estas copias digitales tienen conciencia propia, sienten y sufren como una persona real. Saben que son prisioneros en la fantasía de un psicópata.

Su víctima más reciente es Nannette, la chica nueva de la oficina, cuya llegada a la nave representa un punto de giro en la historia, porque demuestra tener las cualidades de un verdadero líder y comienza a fraguar un plan para escapar del control de Robert.

Este episodio explora la idea de copiar la identidad de una persona en un medio digital, un tema recurrente en toda la serie y, al parecer, una obsesión para su creador, Charlie Brooker.

Más de un capítulo de Black Mirror habla de la posibilidad de transferir la conciencia de un ser humano a un dispositivo electrónico, crear copias pensantes, e incluso hacerles daño y torturarlas.

Muy darks, yo sé.

4. San Junípero (temporada 3, episodio 4)

El episodio más premiado de la serie, llamado San Junípero, es una oda al amor verdadero, uno de los pocos capítulos de Black Mirror que demuestran una pizca de fe en la humanidad.

Yorkie es una chica tímida que está buscando lo que no se le ha perdido en una discoteca llena de colores neón, música y personas vestidas como si estuvieran en 1987. Allí conoce a Kelly, una mujer atractiva y llena de vida que es el centro de atención.

En este pueblo todos vienen a divertirse. Algunos son habitantes permanentes, pero otros, como Yorkie y Kelly, son visitantes que solo pasan por aquí los sábados en la noche.

Ambas sienten una conexión instantánea y tras varios encuentros sabatinos empiezan a enamorarse. Pero las cosas son más complicadas de lo que parecen. Yorkie está a punto de casarse con un hombre y Kelly está pasando por un profundo duelo causado por la reciente muerte de su esposo.

Sin proponérselo, las dos almas se encuentran en un lugar al que llegaron huyendo de sus realidades. San Junípero es más que un pueblo fiestero, es un sitio que desafía las leyes del tiempo y del espacio, de la vida y de la muerte.

Y hasta aquí llega la descripción de este capítulo porque si sigo escribiendo voy a revelar todas las sorpresas que este episodio tiene preparadas. Es absolutamente imperdible.

5. Be Right Back (temporada 2, episodio 1)

Para continuar con la nota sentimental, llegó la hora de llorar a moco tendido.

Los protagonistas de este episodio son una pareja feliz que vive en una cabaña en el campo, o sea, cada vez que necesitan ir a la tienda tienen que conducir varios kilómetros.

Martha es una joven ilustradora enamorada de su novio, Ash, quien parece estar obsesionado con su teléfono móvil y su capacidad de atención es bastante limitada.

Una vez la audiencia entabla una empatía con esta pareja, Black Mirror se encarga de matar toda esperanza. Ash muere en lo que parece ser un accidente automovilístico y Martha queda con el corazón destrozado.

Su duelo es tan profundo y su soledad tan agobiante que un día decide seguir un consejo que una conocida le da en el funeral, suscribirse a un servicio que usa inteligencia artificial para recrear la forma como Ash escribía, de tal manera que ahora ella puede comunicarse con él a través de una ventana de chat.

Esta tecnología utiliza toda la información alojada en el celular, mensajes de texto y redes sociales del fallecido para crear un avatar digital con su personalidad que incluso es capaz de imitar su voz y hablar por teléfono con su doliente.

Al notar que le genera consuelo, Martha se deja llevar por esta ilusión de alta tecnología y comienza a alimentar al avatar con fotos y videos para poder hacer videollamadas con él.

El experimento llega a un punto cumbre cuando la compañía le ofrece la posibilidad de instalar la personalidad de Ash en un androide hecho a su imagen y semejanza.

Este capítulo para mí es el mejor de Black Mirror por ser el más conmovedor y desgarrador de toda la serie. Es una reflexión sobre el uso que a veces le damos tecnología para llenar ciertos vacíos en nuestras vidas, para tratar de sentirnos más humanos.

A mí me desarmó por completo y me dejó pensando y sintiendo cosas por mucho tiempo.

¿Ya vieron Black Mirror? ¿Cuál es su capítulo favorito?

¡Comenten y compartan!

Jazid Contreras

Tengo los ojos cuadrados de ver televisión desde que tengo uso de razón. Periodista, pacifista, entusiasta de la tecnología y, sobre todo, ávido consumidor de historias. jazid@outlook.com