La maldición de Hill House hace que el susto valga la pena

La maldición de Hill House hace que el susto valga la pena

Confieso que por una combinación de miedo y prejuicio me resistí durante más de un mes a ver La maldición de Hill House, uno de los éxitos más taquilleros e inesperados de Netflix este año.

Afortunadamente, cambié de parecer.

Mi única referencia de esta historia era la pésima película The Haunting (La maldición) de 1999, en la que Liam Neeson, Catherine Zeta-Jones y Owen Wilson hacen parte de un grupo de investigadores que pasa un fin de semana en una casa embrujada.

Dicha película es una adaptación de la novela original en la que también se basa esta serie, The Haunting Of Hill House, de la escritora Shirley Jackson, publicada en 1959.

Si bien los temas oscuros propios del género del terror me generan fascinación y curiosidad, como a todo el mundo, ver una historia hecha para producir miedo e incomodidad durante 10 horas puede llegar a ser una experiencia apabullante para quienes somos proclives a la ansiedad desmesurada.

Pero si existe una serie que merece la pena ver a pesar del lúgubre estado emocional en el que te pone es La maldición de Hill House. Qué serie tan bien hecha. El clamor popular que había leído en internet se queda corto para elogiar esta preciosa obra de ficción que me reconcilió con el terror.

Dónde verla: Netflix 🔗

¿De qué se trata?

La serie transcurre en 2 líneas de tiempo. La primera es en el verano de 1992, cuando la familia Crain llega a vivir a una mansión enorme y deteriorada con el objetivo de repararla y venderla por mucho dinero.

La segunda, en 2018, muestra a los cinco hijos de Hugh y Olivia Crain en sus vidas adultas que están evidentemente marcadas por el período que vivieron en esa casa.

Esta familia parece estar predestinada a la tragedia y cada uno de los personajes carga con miedos y culpas que tendrá que confrontar para poder avanzar en la vida.

¿Por qué hay que verla?

Sin dejar de ser fiel a las fórmulas clásicas del género del terror, La maldición de Hill House plantea un drama familiar profundo y conmovedor que utiliza la figura del fantasma como una representación alegórica del duelo como experiencia humana ineludible.

La personalidad de cada uno de los hermanos Crain parece estar ligada a una etapa del duelo: Steven es la negación, Shirley es la ira, Theo es la negociación, Luke es la depresión y Nellie es la aceptación.

Los fantasmas reflejan el temor universal a la muerte y, sobre todo, la ansiedad que nos generan los asuntos no resueltos. Son muertos que quedaron atrapados en un espacio intermedio entre el mundo terrenal y el más allá, con problemas pendientes que les impiden pasar al siguiente nivel.

Y si de algo se trata esta serie es de los conflictos no resueltos de los personajes principales, de la dificultad que tenemos los humanos para pasar la página y dejar atrás las experiencias traumáticas que nos han marcado.

La estética es impecable y la dirección de Mike Flanagan es soberbia. Se le nota la experiencia en el género del terror, sobre todo en el capítulo 6 “Two Storms”, una demostración ostentosa de sus habilidades para orquestar una puesta en escena tensa, vertiginosa y emocional con solo 3 tomas en plano secuencia. Magistral.

Carla Gugino se roba el show con su interpretación de la matriarca de la familia, a pesar de estar rodeada de un elenco numeroso y que a cada personaje se le dedica bastante tiempo en pantalla.

Hay que decir que no todas las actuaciones están al mismo nivel. Por ejemplo, no me convenció el actor que interpreta a Luke adulto porque se ve demasiado atlético y saludable para ser un drogadicto. Pero en general las interpretaciones son sólidas.

El final de esta primera temporada plantea una reflexión bellísima que nos invita aceptar la vida con todo lo bueno y lo malo que trae, porque vivir en negación de su naturaleza trágica es una carga insoportable.

Sin pensarlo dos veces, La maldición de Hill House es una de las mejores series del año y seguramente se destacará en la temporada de premios que se acerca. Le auguro varios Globos de Oro.

¿Ya vieron esta serie? ¿Qué fue lo que más les gustó?

¡Comenten y compartan!

Jazid Contreras

Tengo los ojos cuadrados de ver televisión desde que tengo uso de razón. Periodista, pacifista, entusiasta de la tecnología y, sobre todo, ávido consumidor de historias. jazid@outlook.com

This Post Has One Comment

Comments are closed.