¿Por qué nos hacen esperar tanto por el final de Game Of Thrones?

¿Por qué nos hacen esperar tanto por el final de Game Of Thrones?

Para producir una temporada de una serie de este calibre se necesita más que un presupuesto millonario.

Esta semana, George R. R. Martin, autor de la saga de libros A Song Of Ice And Fire (Canción de hielo y fuego), convertida por HBO en la archipopular serie Game Of Thrones (Juego de tronos), anunció que el 20 de noviembre de 2018 se lanza una nueva novela, en este caso paralela a la saga central, llamada Fire And Blood (Fuego y sangre).

Esta novela cuenta la historia de la familia Targaryen, quienes huyeron de la antigua Valyria y llegaron a Westeros para regir por 300 años, hasta ser derrocados por Robert Baratheon. Lo demás, como dicen, es historia patria.

Fire And Blood servirá de consuelo para los fanáticos más acérrimos de esta franquicia, ya que HBO anunció que esperará hasta 2019 para darle fin a la serie de televisión Game Of Thrones, con una octava y última temporada de apenas 6 capítulos cuya producción empezó en octubre de 2017.

¿Pero por qué no la estrenan ya?

Con la desastrosa segunda temporada de True Detective, HBO entendió que lo bueno se hace esperar. El clamor de los fanáticos, quienes a veces no entendemos la importancia de darle tiempo al proceso creativo detrás de cada producción y queremos consumir todo ya, hace que las empresas que financian este tipo de proyectos presionen a los artistas involucrados a producir a las carreras, a costa de la calidad.

Juego de tronos es la gallina de los huevos de oro para HBO y un fenómeno cultural sin precedentes. Por eso es importante que la temporada final no solamente sea exitosa (lo cual ya está asegurado), sino que deje un legado memorable dentro de la historia de las series de ficción, acorde con el impacto que la serie generó en la cultura popular. Un ejemplo de cómo hacerlo bien es Breaking Bad.

La factura de este tipo de series no es normal. Cada capítulo puede costar decenas de millones de dólares porque se graba en muchas locaciones diferentes, con cientos de extras, vestuarios, escenografías y ni hablar de los efectos visuales.

Pero una buena historia necesita más que dragones hiperrealistas. Necesita tiempo para escribirse y, como la serie se desvió de los libros hace 3 temporadas, el desenlace que hemos estado esperando desde el primer capítulo (que se estrenó hace ya 7 años) tiene que cumplir unas expectativas altísimas en términos de creatividad y coherencia con la esencia del universo creado por Martin.

Westworld es otro ejemplo interesante. Es una apuesta a largo plazo. HBO quiere convertirla en la nueva Game Of Thrones, pero para lograrlo necesita darse su tiempo y producir cada temporada con la calidad esperada. No basta arrojar millones de dólares al presupuesto. Por eso se demoraron año y medio produciendo los 10 capítulos que componen la segunda temporada que se estrenó el pasado 22 de abril. Una espera que valió la pena.

¿Ustedes qué opinan? ¿Nos estamos dejando llevar por el hambre del consumo?

¡Comenten y compartan!

Jazid Contreras

Tengo los ojos cuadrados de ver televisión desde que tengo uso de razón. Periodista, pacifista, entusiasta de la tecnología y, sobre todo, ávido consumidor de historias. jazid@outlook.com

This Post Has One Comment

Comments are closed.