Los 7 pecados capitales que todo fanático de series comete

Los 7 pecados capitales que todo fanático de series comete

El que nunca haya cometido ninguno de los siguientes actos atroces que tire la primera piedra.

1. Gula

Pretender ver todas las series a la vez no es una buena idea y menos ahora que hay tantas y tan poco tiempo para verlas. Netflix publica como 5 series originales cada semana y uno siempre está escuchando a alguien hablar de un nuevo programa. Hay que aprender a escoger lo que consumimos, incluidas las series. En gran parte, para eso es este blog. Saludo cordial.

2. Avaricia

Si uno se compromete con su pareja, familia o amigos a ver juntos una serie, hay que ser considerados. No se vale adelantarse sin el consentimiento de los compañeros de maratón. No todo el mundo tiene tanto tiempo libre (o tan poca vida social) como uno.

Y, pensándolo bien, es mejor darse tiempo para saborear una buena historia. Algunas series lo invitan a uno a masticar cada capítulo, a digerirlo y comentarlo. No todas, obviamente. Yo, por ejemplo, decidí nunca comprometerme con nadie a ver juntos House Of Cards porque cada temporada me la devoro en un fin de semana.

3. Envidia

El spoiler es tal vez el pecado más grave que un fanático de series puede cometer contra el prójimo. No todos vemos las series al mismo ritmo. Por ejemplo, hay quienes hasta ahora se están poniendo al día con Game Of Thrones.

Eso no le da a uno derecho de dañar la experiencia de otros revelando giros narrativos tan importantes como: “A Rob y Catelyn los matan en la boda roja, pero 3 episodios después envenenan al rey Joffrey” o “a Jon Snow lo apuñalan 50 veces en el corazón, pero 2 episodios más tarde Melisandre lo resucita con magia roja”.

Eso no se debe hacer. Aunque, fuera de chiste, si a estas alturas no se han enterado de lo de Jon Snow, están muertos en vida. Como Jon Snow.

4: Lujuria

Desear a un personaje ficticio más que a tu pareja debería ser ilegal. Es vedad que las personas que aparecen en la pantalla son 100 veces más atractivas que la que tienes al lado, pero eso no es más que una ilusión.

Aunque te miren a los ojos con esa mirada penetrante, te susurren frases bonitas y se quiten la ropa frente a ti, nunca te corresponderán todos esos sentimientos que has venido desarrollando desde la primera temporada.

No se te olvide que esos seres perfectos que ves en la pantalla solamente se involucran románticamente con otros seres perfectos del mágico mundo de las celebridades. Deja de soñar y concéntrate en hacer feliz a esa persona que te quiere con todas tus manías.

5. Pereza

Otro pecado del que me declaro culpable es descuidar el hogar, la dieta y hasta a los seres queridos por estar viendo series. Es algo que muchos hemos hecho alguna vez. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra, como en el final de El cuento de la criada, cuando las reúnen a todas en un campo para apedrear a… Mejor no sigo porque no quiero recaer en el pecado del spoiler

6. Ira

Admito que lo he hecho. Criticar una serie sin haberla visto es como quejarse de lo mal que está el país sin salir a votar. Si uno no ha viso al menos el primer capítulo de una serie no tiene los argumentos para atacarla.

Tampoco es un buen argumento para debatir decir simplemente que es “mala” o “buenísima”. Hay que intercambiar puntos de vista, mantener el respeto a la diferencia y entender que no es culpa de los demás que tengan tan mal gusto. Lo cual me lleva al siguiente pecado.

7. Soberbia

Hay que ser sensatos. No se puede ir por la vida creyendo que las series que le gustan a uno son las únicas buenas y tratar a los demás como seres inferiores porque son fanáticos de series pésimas. Para este pecado solo hay una excepción: The Walking Dead, porque alguien se aguante ese bodrio por 8 temporadas está mal de la cabeza. ¡No es cierto! Es un chiste.

¿Cuál es el pecado que ustedes más cometen y qué piensan hacer para redimirse?

¡Comenten y compartan!

Jazid Contreras

Tengo los ojos cuadrados de ver televisión desde que tengo uso de razón. Periodista, pacifista, entusiasta de la tecnología y, sobre todo, ávido consumidor de historias. jazid@outlook.com