Natasha Lyonne brilla en la genial tragicomedia Russian Doll

Natasha Lyonne brilla en la genial tragicomedia Russian Doll

Netflix comenzó 2019 a toda marcha, cerrando algunos ciclos para dar espacio a nuevos contenidos. Luego dar fin a dos de sus primeras comedias originales: Unbreakable Kimmy Schmidt y Club de cuervos, la plataforma está estrenando series nuevas y excelentes como Sex Education y, más recientemente, Russian Doll.

¿De qué se trata?

Esta serie estrenada el 1 de febrero es una tragicomedia hilarante y emotiva sobre Nadia (Natasha Lyonne), una neoyorquina atrapada en un bucle temporal el día de su cumpleaños que se repite una y otra vez.

Así como una muñeca rusa que guarda por dentro varias versiones de sí misma, Nadia experimenta diferentes versiones o universos de su vida cada vez que muere accidentalmente y regresa al inicio de su fiesta de cumpleaños.

Parece un videojuego en el que cada vez que muere, Nadia tiene la oportunidad de volver a empezar el ciclo con la ventaja de haber aprendido de sus intentos fallidos.

Cuando su camino se cruza con el de Alan (Charlie Barnett), un joven a quien le está sucediendo exactamente lo mismo, juntos intentarán encontrar una forma de romper el ciclo.

La estructura de la historia es similar a la de películas como Groundhog Day (1993) y Happy Death Day (2017), en las que el personaje central aprende algo nuevo sobre el mundo y sobre sí mismo en cada ciclo.

¿Por qué hay que verla?

Esta serie habla del estancamiento en el que todos hemos estado en algún momento de la vida, de los hábitos tóxicos y las decisiones equivocadas que tomamos todo el tiempo, las cuales pueden convertirse en una jaula de cristal de la que es muy difícil salir.

La vida de Nadia no solo está estancada en este día, sino en general. Ni el trabajo ni su vida amorosa van bien, y su forma de lidiar con la frustración es evadir sus problemas, salir de fiesta, tener sexo casual y consumir drogas.

Siempre responde con chistes ácidos cada vez que le hacen una pregunta profunda, muy al estilo Nicky Nichols, en Orange Is The New Black, también interpretado por Lyonne.

El personaje de Nadia le cae como anillo al dedo a esta gran actriz. Muchos la recordamos por sus roles de adolescente rebelde en películas como Everyone Says I Love You (1996), American Pie (1999) y But I’m A Cheerleader (1999).

Desde entonces, tanto su carrera como su vida personal han tenido altibajos y ella ha sabido utilizar esa experiencia para transmitir una vulnerabilidad auténtica en sus personajes más recientes. Russian Doll es su momento cumbre.

Hay que destacar también el trabajo de Charlie Barnett, quien suele aparecer en series como un personaje secundario, pero esta vez tiene la oportunidad de demostrar su enorme talento actoral y su potencial como protagonista.

Cada capítulo se vuelve más profundo y emotivo que el anterior. Nadia y Alan se dan cuenta que deben hacerse una autoevaluación rigurosa, revisar sus relaciones con las personas que los rodean y enfrentar sus inseguridades. También deben aprender a romper sus hábitos autodestructivos para poder avanzar.

Netflix parece haber encontrado el balance perfecto en su algoritmo para producir series populares para todos los públicos sin que eso signifique dejar de lado los contenidos sofisticados que le apuestan al talento creativo.

Russian Doll fue creada por Leslye Headland, guionista y directora de las películas Bachelorette (2012) y Sleeping With Other People (2015). También es productora junto a Lyonne y Amy Poehler, una combinación infalible.

No se la pierdan. Vale mucho la pena. Comenten y compartan 😉

Jazid Contreras

Tengo los ojos cuadrados de ver televisión desde que tengo uso de razón. Periodista, pacifista, entusiasta de la tecnología y, sobre todo, ávido consumidor de historias. jazid@outlook.com